YayBlogger.com
BLOGGER TEMPLATES

viernes, 21 de enero de 2011

It's a love story, baby


Once upon a time a princess who lived surrounded by lace and webs...

(Lo digo en inglés porque queda más bonita la fresa con esa ambigüedad de las telarañas y las webs que pierde en español)

Muchos habrán leído parte y/o sabrán todo lo que vaya a escribir en este post, pero lo siento mucho, os toca leerlo otra vez, porque ahora mismo me encuentro en uno de esos momentos de éxtasis en los que podría llorar de la emoción - y probablemente acabe haciéndolo.

Hasta hará unos tres años servidora tenía un concepto estereotipado del Lolita. Estereotipado en lo que al mundo "friki" se refiere; es decir, típicas faldas de guarri, toneladas de encaje malo y cosas del estilo. Sin embargo, cierto día de una temprana primavera, allá por 2009 (?) pasó algo que cambió mi vida: volviendo a casa, a unos cinco minutos de llegar, vi una escena que me impactó. Un grupo de chicos vestidos de negro, de un estilo que más tarde identifiqué como Visual Kei, acompañaban (casi escoltaban) a una preciosa chica rubia, con un pelo muy largo, piel clara y un maravilloso vestido beige con ositos en la parte de abajo. ¡Por el amor de Dior, ositos! A día de hoy sigo sin saber si fue un sueño o lo vi realmente, porque por mucho que he preguntado no he podido encontrar a esta persona (bueno, "mucho"... las únicas que encajaban en el perfil eran Niki o Psu), pero el caso es que, exista o no, cambió mi vida para siempre. Desde entonces he cambiado tantísimo que ni yo me lo creo, y mi vida se ha llenado de pomposidad, de dulzura, de fantasía y de color. Pero por mucho que miraba vestidos y vestidos que me encantaban, nunca veía eso que muchas chicas llamaban su "dreamdress", el vestido de sus
sueños. Porque el vestido de mis sueños yo ya lo soñé si lo soñé, o lo vi si lo vi.

Y de repente, hará unos cinco meses, mi corazón se detuvo un instante al abrir la newsletter de Innocent World y ver las novedades. Ese vestido era MI vestido. Era esa pieza que muchas chicas ya tenían que toma parte del alma de una lolita y la plasma en una tela y le da forma alrededor de un cuerpo y que necesitas que ese cuerpo sea el tuyo. Y esa pieza no es otra que el Night Bear, que en rosa me cautivó por completo. En ese mismo momento juré que ese vestido sería mío en algún momento de mi vida, que tenía que ser para mí. Al parecer el resto de la comunidad Lolita está de acuerdo, porque no he conseguido dar con una foto de alguien vistiendo eso.

Me he pasado HORAS mirando esta imagen, suspirando, deseándolo...

En mi tarea se interponían varios elementos, desde luego, como en la de la mayoría de vosotras para conseguir vuestras ansiadas prendas. El primero y más evidente eran los 23940 yen que cuesta el pequeñín. Soy estudiante, estoy de Erasmus (lo cual implica que tengo que pagar comida, facturas, etc.) y, siendo sinceros, soy una manirrota. No tengo forma de ahorrar nada a fin de mes. Siempre me surge tal viaje, tal depre-y-me-voy-a-primark o chorraditas varias en las que me fundo el dinero sin darme cuenta. El segundo problema era el "¿Y cómo pido a Innocent World?". Nunca había pedido a una web japonesa a parte de Bodyline, ya que el Very Berry Sweet Pie me lo compré en la boutique de BABY de París. El tercero venía como etiquetado al hecho de gastarse 250 euros en un traje... "¿cómo se lo digo a la mama?". Porque yo creo que se tomaría mejor que le dijera que soy bisexual que el hecho de gastarme tal dineral en un vestido y en ese tipo de vestidos. La talla, afortunadamente, no era problema. Es un vestido que da mucho de sí y me sobra shirring (bendita dieta que me tuvo meses a base de porquería y bendita Inglaterra con tu comida asquerosa). Pero los astros se alinearon para que con el año nuevo pudiera traer a esta preciosidad a el cálido hogar de la familia Esputo (Niki, sabes que tienes que hacer eso en los Sims, ¿verdad?).

Formulario de pedido de IW lleno de pinceles random

Hubo un par de contratiempos que simplemente retrasaron algunas semanas la compra del vestido (y que desde luego han merecido la pena ), pero hoy, 21 de enero de 2011 será recordado como el día en el que compré el vestido de mis sueños. Al llegar del centro he cogido el portátil, me he ido al cuarto de Nii, y nos hemos puesto a mirar cómo se hacía. Y ya está. Pedido. Ahora tengo que esperar a que estos vagos trabajen el lunes y que me manden confirmación de stock y el invoice a Paypal. Dior... estoy tan tan nerviosa, y feliz, ¡y nerviosa!


Confirmación del pedido

Porque... porque ahora imagina que no me queda bien. Imagina que mi cuerpo no le hace justicia al vestido, o que mi cara no queda bien, o que no soy capaz de arreglarme el pelo para hacer que sea como debería ser en mi mente. Comprarte un vestido que te gusta y llevarlo es "sencillo", pero llevar el vestido de tus sueños es una responsabilidad, es no poder defraudarte a ti misma. Es como fracasar en una relación amorosa, porque en muchos sentidos es como tu amante. Por favor, Night Bear... sólo te pido que no seas como el 75% de los hombres a los que he querido.

Deseosa, anhelante, nerviosa y soñadoramente,
Chii

PS: Y a cualquiera que no sea conocedor del Lolita, que lea esto y que le parezca una aberración hablar así de un trozo de tela... pues no leas mi blog. Si crees que somos una secta, se siente.

2 personas echaron algo en la bolsa:

~ * Beatriz * ~ dijo...

me alegro de que puedas tenerlo cielo y de que estés tan contenta, nada más que te llegue quiero una foto de lo preciosa que vas a estar!!

~NiKi~ dijo...

Tiaaa seguro que dentro de nada lo tienes aqui y y yy babearemos las dos (seguro) y y y te lo pondrás! >.<
Qué bien que lo tengas hija, al menos tú encuentras cosas que valgan la pena xD

Publicar un comentario

Just throw it in the bag! º(^o^)º